5 consejos para elegir un cabecero de cama

by: Neus Blasco Categoría: Decoración

tipos de cabeceros de cama

¿Estas decorando tu habitación y no te decides por el tipo de cabecero de cama que quieres? Te traemos unos cuantos consejos para que valores todos los pros y los contra de cada una de las opciones disponibles en el mercado.

    1 - Tener claras las medidas y las dimensiones de tu habitación

Parece una obviedad pero estaréis de acuerdo con nosotros que saber las medidas de la cama, de la pared dónde irá el cabecero, el tamaño del dormitorio y relacionar todos estos números con el volumen visual que pueda ocupar ese cabecero es un dato muy importante a tener en cuenta. Cuando sepas de qué medida es tu cama (90cm, 135 cm, 150 cm, 200 cm, etc.) echa un vistazo a tu habitación: ¿es grande, pequeña? ¿Tiene techos altos o más bien bajos?

Los cabeceros más horizontales alargan visualmente la estancia hacia los lados y los verticales separan el suelo del techo de forma visual. Como referencia, ten en cuenta que el cabecero debería asomar entre 65 y 80 cm sobre la altura del colchón y, obviamente, cuanto más grande sea, más peso visual va a tener en tu habitación.

Todos estos datos son importantes porque un cabecero puede convertirse en un aliado perfecto para hacer que tu habitación parezca más grande o por lo contrario, el peor enemigo si el cabecero es demasiado grande para el espacio que debe ocupar.

cabecero tapizado de tela de chenilla con orejas

     2 -  Materiales

Los cabeceros le dan importancia a la cama y aportan estilo a toda la estancia. Además, también están sujetos a las tendencias en decoración pero, para elegir un cabecero que te dure años, te aconsejamos que busques materiales atemporales ya que existen algunos que nunca pasan de moda.

La madera, las fibras naturales, la forja e incluso los tapizados en tela lisa o en capitoné son los materiales perfectos para que tu cabecero se mantenga actual y atemporal sin perder carácter ni estilo y continuará siendo el protagonista de tu dormitorio aunque pasen los años.

La madera de roble es la más resistente y queda genial con tonos claros y neutros. El mimbre y el ratán son fibras naturales que aportan calidez a tu habitación a la vez que un toque desenfadado. Los cabeceros de forja están muy extendidos en habitaciones infantiles o en habitaciones con poco espacio ya que disminuyen el peso visual de la estancia. Los tapizados son ideales en tejidos resistentes, con acolchados perfectos para los aficionados a la lectura en la cama y pueden estar acabados con botones estilo capitoné o con remaches en los bordes.

  3  - Qué estilo elegir

Para elegir el cabecero de tu cama es importante tener un estilo predominante en la decoración del dormitorio. Dependiendo de ese estilo puedes elegir unos materiales u otros para que coordinen con la decoración o rompan totalmente con ella. También puedes pensar en cómo combinar cojines decorativos y/o las cortinas que tengas instaladas con el cabecero con el fin de que toda la decoración este totalmente armonizada.

Si quieres que tu cabecero esté en armonía con el resto de habitación puedes elegir cabeceros de madera para estilos nórdicos y rústicos. A los estilos bohemios les queda mejor un cabecero de fibras naturales como el ratán o el mimbre. Los cabeceros tapizados y los capitoné son los más clásicos y son perfectos para las estancias más elegantes y chic. Si quieres darle un toque romántico a tu habitación, elige cabeceros de forja o de madera clara. Ya verás qué bien queda.
el cabezal de madera rustica decorada aporta caracter a la estancia

4 - Funcionalidad.

Para elegir el cabecero ideal para tu cama otro punto importante a tener en cuenta será su función, es decir, el papel que va a cumplir en tu habitación. ¿Quieres un cabecero ornamental y decorativo o quieres que sea práctico y tenga una función concreta?

Ten en cuenta el tamaño de tu habitación. En alguna ocasiones, las dimensiones reducidas del dormitorio hacen que tengas que ingeniártelas para que quepan todos los muebles que necesitas pero, ¿y si tenemos muebles que cumplen varias funciones? El cabecero puede ser uno de esos muebles: cabeceros con estanterías integradas que hagan función de mesillas, por ejemplo.

Normalmente los cabeceros se sitúan en la pared principal de la habitación pero, para crear distintos ambientes puedes construir un cabecero de obra que haga de separación de estancias entre el vestidor y el dormitorio, un pasillo hacia el baño e incluso, detrás de esa pared puedes incluir una zona de tocador o escritorio que quede detrás de la cama.

También puedes combinarlo con la base o canapé que tengas de soporte del colchón, ya que si has escogido una cama de estilo americana, el color del tapizado marcará la combinación que debes de ponerle al cabecero.

Si, por el contrario quieres que tu cabecero sea decorativo y forme parte de tu conjunto en el dormitorio tienes también varias opciones: que sea el protagonista con colores llamativos de tapizado, por ejemplo; o que pase desapercibido y sea un complemento más dentro de la estancia con maderas en tonos suaves y fibras naturales. 
cabezal tapizado de piel
5 - Decoración complementaria.

Una vez tenemos claro el estilo, el material y la funcionalidad de nuestro cabecero es momento de poner atención a la decoración. Con este ítem nos referimos a la ropa de cama, las lámparas, muebles de la estancia y, en definitiva, todo aquello que forma parte del conjunto de la estancia.

Habrás oído hablar del menos es más, ¿verdad? Pues es la “norma” que deberíamos aplicar en la decoración de nuestro dormitorio. Piensa que esta habitación es donde se descansa, la sensación al entrar debe ser de sosiego, de hogar y un poco spa. Por ejemplo, si tus sábanas son lisas en tejidos naturales y tonos neutros puedes elegir un cabecero que contraste con esos colores o puedes seguir con esos tonos neutros. Cualquier opción que elijas será válida si es de tu agrado, pero no olvides el uso que le das a esa habitación.

➡️ TIP de decoración: Si eliges tonos neutros para tu decoración será más fácil contrástalos con puntos de color. Elije cojines estampados, un pie de cama o alguna manta que puedas ir cambiando con las estaciones del año y así tu dormitorio parecerá que va renovándose en cada temporada y todo eso sin demasiada inversión.

Combina los grises con el color de moda mostaza para invierno y con un precioso color frambuesa para verano, por ejemplo. De lo que se trata es de crear puntos focales de color.

En definitiva, elegir el cabecero ideal para tu dormitorio se trata de ser realista con el tamaño de tu dormitorio y del cabecero, elegir materiales atemporales, resistentes y que nunca pasan de moda. También es importante que decidas qué papel quieres que cumpla ese cabecero dentro de tu habitación y, al fin y al cabo, que te guste, que arriesgues y que puedas estar más o menos acertado. Pero, no olvides nunca, nunca que un cabecero no es para toda la vida, siempre podrás cambiarlo o incluso hacerte un DIY con él y seguro que queda de revista.

Comentarios

Sin comentarios en este momento!

Deje su comentario

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre
  • Registro

Nueva cuenta